Notas especiales: Videos de Arquitectura Dubai Historia de la Arquitectura Dormitorios Casas Cubiertas Instalacion Puertas más...
Arquitectura Hoy
24 de Noviembre del 2017
Portada
Videos de Arquitectura

EL PODER Y LA ARQUITECTURA


 



Febrero del 2009


El poder y la arquitectura

El poder y la arquitectura

A través de la lectura de 'La arquitectura del poder', de Deyan Sudjic , se puede dar un paseo histórico por las relaciones del poder con la arquitectura y el urbanismo.

El libro parte de una premisa fundamental: la arquitectura ha sido históricamente usada como un instrumento de propaganda política y como símbolo de la imposición de los poderosos. Y, de forma subyacente, una hipótesis igual de central: el arquitecto necesita estar cerca del poder porque en los círculos del poder está el dinero con el que poder realizar sus sueños arquitectónicos. Para significar estas premisas, el autor realiza un relato accesible para los profanos y supongo que también ofrece a los expertos detalles poco conocidos. De Sadam Hussein a Mitterand, pasando por Cesar Augusto o Napoleón III, los diferentes capítulos van desgranando momentos históricos y proyectos urbanísticos y arquitectónicos en los que el autor señala las ansias de los poderosos por ver reflejado física y espacialmente su poder. Sólo por recordar lo que escribíamos hace unos días, hasta el propio Obama tuvo su sueño de convertirse en arquitecto, y quién sabe si, como otros, no ha convertido esa "vocación" en una trayectoria política.

El capítulo 2 ("La larga marcha hacia el escritorio del dirigente") es un impactante relato, por ejemplo, de las relaciones entre Adolf Hitler y Albert Speer, el arquitecto oficial del III Reich, el arquitecto coreógrafo de los grandes despliegues militares que alucinaron a la población alemana y compungieron al mundo en la primera mitad del siglo pasado. Una buena forma de entender el significado altamente simbólico de la Cancillería alemana, mandada construir por Hitler para mayor gloria suya y, sobre todo, para impresionar a quienes pasaban a despachar con él. Una buena forma de entender también la grandilocuencia nazi al leer los planes de reconstrucción de Berlín para convertirlo en una nueva ciudad, Germania, que sería la nueva Roma del siglo XX.

El capítulo 3 ("Paisajes del poder") está dedicado, como no podía ser de otra forma, a Stalin, otro personaje fundamental de la historia del siglo pasado y que también entendió la construcción del espacio como una forma de representación de su poder y como una forma de ejercer ese mismo poder. Aquí el relato del libro se centra en los planes del dictador de convertir la Catedral de Cristo el Salvador en el Palacio de los Soviets, un edifico que reflejaría el poder del pueblo organizado y la superioridad de Stalin como líder supremo del pueblo. Para ello, llegó a convocar un concurso internacional de arquitectos en el que participaron las firmas más importantes del momento; nombres como Le Corbusier o Gropius presentaron sus proyectos, resultando finalmente ganador el proyecto presentado por Boris Iofan. El proyecto empezó a construirse pero la invasión alemana de 1941 dio por terminada precipitadamente su construcción y los materiales acabaron siendo utilizados para la construcción de puentes y estructuras defensivas, terminando de esta forma con el sueño constructivo de Stalin y de su arquitecto del poder.

Benito Mussolini también tuvo sus aires de grandeza arquitectónica, quizá a un nivel inferior, y también dispuso de sus arquitectos de cabecera, destacando entre ellos Marcelo Piacentini, encargado de la construcción del barrio EUR 42 (Exposición Universal de Roma 1942), pensado como continuación territorial de Roma y como forma de recuperar el esplendor imperial (fascista en este caso) de la ciudad. En este punto es donde resulta sorprendente valorar que en la Exposición Universal de París de 1937 se encontraron tres pabellones nacionales (Alemania, URSS e Italia) firmados por el trío de arquitectos del poder (Speer, Iofan y Piacentini), en un encuentro que hoy produce espanto, de los líderes de la estética totalitaria. Un momento histórico en el que, por otro lado, la II República Española trataba de hacerse oir internacionalmente en un grito de auxilio presentando un notable pabellón que incluía el Guernica, un símbolo de estética antitotalitaria. Pero la foto del edificio alemán y del soviético a ambos lados de la Torre Eiffel es suficientemente gráfica de los acontecimientos de los años posteriores.

A partir de aquí, el resto de capítulos amplían la información y la sucesión de anécdotas, que incluyen también a dirigentes democráticos de países democráticos, porque todos los poderosos, de una u otra forma, acaban cayendo en la tentación de ver plasmados en maquetas y después en la realidad sus sueños de posteridad. Es en estos capítulos donde aparecen nombres más actuales de la arquitectura como Santiago Calatrava o Frank Gehry y hay sitio para el efecto Guggenheim. Sitio para contar cómo la arquitectura también es un instrumento para inventar naciones (Yugoslavia, Irán, Turquía), un instrumento para remarcar la identidad nacional en tiempos de incertidumbres (los empeños de Mitterrand por levantar a toda costa el Louvre y el Grande Arche de La Defense) o un instrumento para extender el poderío cultural estadounidense.

¿Dónde está hoy el poder? ¿Quién está construyendo las grandes representaciones del poder económico? Está bien claro: Dubai y el resto de ejemplos de su entorno (Abu Dabi, Astana, Beijing, etc.).
 
Presiona para escuchar la noticia (puedes estar informado, sin necesidad de leer)


Fuente: soitu.es

Tags: el poder y la arquitectura poder arquitectura arquitectura del poder arquitectura de poder la arquitectura del poder arquitectura y poder poder de la arquitectura el poder de la arquitectura.



Arquitectura Hoy © 2008